martes, 20 de noviembre de 2007

Asamblea Constituyente con precario acuerdo

Luego de una jornada con disputas internas en la cúpula del MAS en Sucre, la directiva de la Asamblea Constituyente aceptó el acuerdo suscrito el sábado entre la Comisión de Diálogo del foro y el Comité Interinstitucional de Chuquisaca. La plenaria no se instaló ayer, pero esta tarde sí trataría el informe de esa comisión, siempre y cuando lo confirmen los jefes de las bancadas en una reunión programada para las 8.30.


La presión de la bancada del MAS hizo retroceder a la presidenta de la Asamblea, Silvia Lazarte, quien, según fuentes del oficialismo, tras oponerse durante el día, fue obligada anoche a aceptar ese acuerdo en la reunión de la directiva, en el colegio Junín.

El tercer vicepresidente, Ricardo Cuevas (MNR-FRI), y el primer secretario, Ignacio Mendoza (MAS), coincidieron en informar que la directiva aceptó el punto dos de la agenda del día elaborada el sábado con Chuquisaca, aunque Cuevas explicó que el oficialismo insiste en añadir el informe elaborado por la comisión política suprapartidaria.

Según Cuevas, ´hay una propuesta del primer vicepresidente (Roberto Aguilar): se mantendrían los dos primeros puntos del acuerdo del sábado, es decir, se llama a asistencia y el segundo punto sería el tema del informe de la Comisión de Diálogo. Ahí se quiere incorporar una propuesta del MAS, de incorporar el informe de las reuniones de La Paz, de la suprapartidaria´.

El punto dos del orden del día elaborado junto con el Comité Interinstitucional señala: ´Informe de la Comisión de Diálogo acerca del tema que generó el problema y todo lo tratado con el Comité Interinstitucional de Chuquisaca y su debate de acuerdo a reglamento de la Constituyente´.
La brigada paceña de asambleístas analizó la situación en la Casa Argandoña. El presidente de la representación de La Paz, Macario Tola (MAS), indicó que no llegaron a conclusiones y que en todo caso lo harían hoy.

Existiría una tendencia a aceptar el acuerdo, siempre y cuando se asegure cualquiera de estas dos opciones: los dos tercios de votos para aprobar la última propuesta de la subcomisión del Consejo Político, es decir, dejar los poderes Ejecutivo y Legislativo a La Paz y aumentarle uno (Poder Electoral) a Chuquisaca; o bien, evitar los dos tercios en una eventual reconsideración para dejar vigente la resolución del 15 de agosto, que eliminó del debate el tema de la capitalidad plena.

La de ayer fue una jornada caliente en el MAS, con fuertes discrepancias internas. Al final, el peso político del asambleísta Carlos Romero (Santa Cruz), quien tiene una llegada directa a la cúpula masista, encabezada por el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García, pudo más que la posición de las máximas autoridades de la Constituyente, Silvia Lazarte (Santa Cruz) y Roberto Aguilar (La Paz).

Romero lideró las últimas negociaciones de la Asamblea dentro de la Comisión de Diálogo, en representación del MAS, para resolver el conflicto del traslado de los poderes.
Pese a que Aguilar aseguró que ´en ningún momento´ se desconoció el acuerdo de la Comisión de Diálogo, Gamal Serhan (Podemos), quien integró el grupo de cinco negociadores por la Asamblea, junto con Romero, Guillermo Richter (MNR), Samuel Doria Medina (UN) y Néstor Torres (MOP), aseguró que, durante la presentación del informe de esa comisión ante la directiva, la presidenta Lazarte lo rechazó y ´desautorizó para negociar el orden del día´.

Romero declaró a varios medios de comunicación que ´si no se modifica el orden del día, será de exclusiva responsabilidad de Silvia Lazarte y su directiva´. Una fuente de la directiva reveló a La Razón que el argumento utilizado por la presidenta para oponerse al acuerdo fue que el Comité Interinstitucional no tiene por qué fijar la agenda del foro.

El acuerdo de Sucre sobrevive

Luego de una jornada con disputas internas en la cúpula del MAS en Sucre, la directiva de la Asamblea Constituyente aceptó el acuerdo suscrito el sábado entre la Comisión de Diálogo del foro y el Comité Interinstitucional de Chuquisaca. La plenaria no se instaló ayer, pero esta tarde sí trataría el informe de esa comisión, siempre y cuando lo confirmen los jefes de las bancadas en una reunión programada para las 8.30.
La presión de la bancada del MAS hizo retroceder a la presidenta de la Asamblea, Silvia Lazarte, quien, según fuentes del oficialismo, tras oponerse durante el día, fue obligada anoche a aceptar ese acuerdo en la reunión de la directiva, en el colegio Junín.

El tercer vicepresidente, Ricardo Cuevas (MNR-FRI), y el primer secretario, Ignacio Mendoza (MAS), coincidieron en informar que la directiva aceptó el punto dos de la agenda del día elaborada el sábado con Chuquisaca, aunque Cuevas explicó que el oficialismo insiste en añadir el informe elaborado por la comisión política suprapartidaria.

Según Cuevas, ´hay una propuesta del primer vicepresidente (Roberto Aguilar): se mantendrían los dos primeros puntos del acuerdo del sábado, es decir, se llama a asistencia y el segundo punto sería el tema del informe de la Comisión de Diálogo. Ahí se quiere incorporar una propuesta del MAS, de incorporar el informe de las reuniones de La Paz, de la suprapartidaria´.

El punto dos del orden del día elaborado junto con el Comité Interinstitucional señala: ´Informe de la Comisión de Diálogo acerca del tema que generó el problema y todo lo tratado con el Comité Interinstitucional de Chuquisaca y su debate de acuerdo a reglamento de la Constituyente´.

La brigada paceña de asambleístas analizó la situación en la Casa Argandoña. El presidente de la representación de La Paz, Macario Tola (MAS), indicó que no llegaron a conclusiones y que en todo caso lo harían hoy.

Existiría una tendencia a aceptar el acuerdo, siempre y cuando se asegure cualquiera de estas dos opciones: los dos tercios de votos para aprobar la última propuesta de la subcomisión del Consejo Político, es decir, dejar los poderes Ejecutivo y Legislativo a La Paz y aumentarle uno (Poder Electoral) a Chuquisaca; o bien, evitar los dos tercios en una eventual reconsideración para dejar vigente la resolución del 15 de agosto, que eliminó del debate el tema de la capitalidad plena.

La de ayer fue una jornada caliente en el MAS, con fuertes discrepancias internas. Al final, el peso político del asambleísta Carlos Romero (Santa Cruz), quien tiene una llegada directa a la cúpula masista, encabezada por el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García, pudo más que la posición de las máximas autoridades de la Constituyente, Silvia Lazarte (Santa Cruz) y Roberto Aguilar (La Paz).

Romero lideró las últimas negociaciones de la Asamblea dentro de la Comisión de Diálogo, en representación del MAS, para resolver el conflicto del traslado de los poderes.

Pese a que Aguilar aseguró que ´en ningún momento´ se desconoció el acuerdo de la Comisión de Diálogo, Gamal Serham (Podemos), quien integró el grupo de cinco negociadores por la Asamblea, junto con Romero, Guillermo Richter (MNR), Samuel Doria Medina (UN) y Néstor Torres (MOP), aseguró que, durante la presentación del informe de esa comisión ante la directiva, la presidenta Lazarte lo rechazó y ´desautorizó para negociar el orden del día´.

Romero declaró a varios medios de comunicación que ´si no se modifica el orden del día, será de exclusiva responsabilidad de Silvia Lazarte y su directiva´. Una fuente de la directiva reveló a La Razón que el argumento utilizado por la presidenta para oponerse al acuerdo fue que el Comité Interinstitucional no tiene por qué fijar la agenda del foro.

La búsqueda de salidas concertadas al conflicto de la capitalidad estuvo matizada por una moderada vigilia de los sucrenses al Teatro Gran Mariscal, producto de una convocatoria del Comité Interinstitucional, ante la susceptibilidad surgida por la publicación de un orden del día que no fue el consensuado el día sábado.

Anoche, la Asamblea tenía lista una propuesta de orden del día para presentarla hoy a los jefes de bancadas: control de asistencia, informe de la Comisión de Diálogo e informe de la directiva sobre el receso de tres meses de la Constituyente. Redacción Sucre

jueves, 15 de noviembre de 2007

Los Constituyentes

"Existen quiénes apuestanpor la inviabilidad" Marco Carrillo, Constituyente del MAS

Estamos preocupados porque quedan pocos días y no logramos avanzar el trabajo en la Asamblea Constituyente, pese a que el país espera que sea aprobada la nueva Constitución Política del Estado en diciembre.Vemos que existen autoridades que continúan apostando por la inviabilidad de la Asamblea, mientras que nosotros hacemos todos los esfuerzos porque, el 14 de diciembre, el país tenga una nueva Constitución.La bancada del MAS solicitó a la directiva la suspensión de la plenaria, porque no se estaban dando condiciones mínimas de seguridad para los asambleístas.Es lamentable que las autoridades y dirigentes de Chuquisaca digan que hay garantías para trabajar, pero en la práctica comprobamos que no es así, por el contrario, todos están expuestos a ser agredidos.Ojalá que la directiva, en las próximas horas, convoque a plenaria en un lugar seguro.


"La Constituyenteno tiene rumbo" Ricardo Pol, Asambleísta de UN

Unidad Nacional mira con mucha preocupación lo que sucede en Sucre con la Asamblea Constituyente, porque no tiene un rumbo, un norte al que se tenga que seguir.Las posiciones radicales de dos departamentos en conflicto por el tema de la capitalidad (La Paz y Chuquisaca), se están anteponiendo a cualquier iniciativa que se tenga para salvar a la Asamblea.No encontramos la luz al final del túnel, es algo que nos preocupa considerando que quedan pocos días para aprobar el nuevo texto constitucional.Como partido político, ratificamos nuestra voluntad de diálogo y concertación, para que por esa vía se logren acuerdos que permitan viabilizar la Constituyente, tenemos que reencausar el trabajo de forma inmediata.

"Silvia Lazarte no puede manejar la Asamblea" Gamal Serhan, Constituyente y vocero de Podemos

Nos preocupa lo que sucede en la Asamblea, una vez más la directiva a la cabeza de Silvia Lazarte, demostró que no puede manejar la Constituyente y volvió a suspender la plenaria.Tenemos al tiempo en contra y no logramos aprobar ni un solo artículo del nuevo texto constitucional, pese a que debe estar listo el próximo 14 de diciembre.La incertidumbre y agonía continúa en la Asamblea, cuando la directiva ya debería buscar la forma para que se inicie el trabajo y sean debatidos todos los temas que están considerados en los informes de las 21 comisiones. Todo pasa por el respeto a las leyes.

jueves, 8 de noviembre de 2007

La Asamblea boliviana, un fracaso

Se cayeron las negociaciones para zanjar las disputas entre Sucre y La Paz por la sede de los poderes. El vicepresidente, Alvaro García, acusa a una minoría “fascista y racista” de bloquear los cambios y de tener secuestrada a la Asamblea Constituyente. Ahora habría dos textos fundacionales que deben ser votados.


La Asamblea Constituyente boliviana languidece y tiene muy pocas probabilidades de concluir con éxito el próximo 14 de diciembre. La noche del martes se rompió el diálogo para zanjar la disputa por la sede de los poderes que mantienen las ciudades de Sucre y La Paz y es muy difícil que se puedan reinstalar las sesiones sin que haya fuertes choques en las calles.

Desde el 15 de agosto, la Asamblea no puede sesionar, ya que buena parte de la población sucrense, sede de las deliberaciones de la Constituyente, se opone a que ésta siga sin considerar su pedido de regreso de los poderes Ejecutivo y Legislativo, que fueron trasladados a La Paz en la Guerra Federal de 1899. Desde hace más de un siglo, los sucrenses han visto cómo su progreso se ha detenido mientras La Paz se ha convertido en la provincia más poblada del país. Fue por ello que, aprovechando la Asamblea Constituyente, introdujeron en seis de las veintiuna comisiones del cónclave su pedido de regreso de ambos poderes. En julio, el vicepresidente de la República, Alvaro García Linera, hizo oficial la posición del gobierno al respecto: “La sede no se mueve” y la frase se convirtió en el lema de campaña de La Paz.

El 15 de agosto pasado, el partido oficialista, Movimiento Al Socialismo, quitó por mayoría absoluta el tema de la discusión de la Asamblea, cuando el reglamento interno de la misma exigía dos tercios. Desde entonces Sucre ha sido escenario de manifestaciones, disputas legales y políticas que no han logrado devolver su pedido a la Constituyente. Cuando todo parecía resolverse, con un acuerdo firmado el pasado fin de semana, los representantes paceños endurecieron su posición y no permitieron que parte de las sesiones del Congreso se trasladen a La Paz junto a algunas instituciones. Eso provocó que la oferta para Sucre sea considerada como migajas y que una reunión de sus instituciones haya decidido la noche del martes rechazarla.
Minutos antes del rechazo, García Linera dio un mensaje al país en el que acusaba a una minoría de dirigentes sucrenses de haberse aliado con la minoría política de Podemos y con empresarios de Santa Cruz para conformar un bloque racista y fascista que quiere frenar los cambios en Bolivia. Aseguró que este grupo tenía secuestrada y chantajeada a la Asamblea y llamó al pueblo boliviano a salvar la Asamblea. Esto provocó la reacción de los sucrenses, que decidieron cercar los edificios de la Constituyente para evitar que los documentos y equipos sean sacados del lugar, mientras que la mayoría de los representantes del oficialismo pedía que la sede de la Asamblea sea llevada a Oruro.

Cuando el cambio se hacía inminente, la directiva del cónclave, dominada por el MAS, decidió esperar un día más para decretarlo, pero durante toda la jornada de ayer no se reunió, por lo que el tiempo sigue transcurriendo y no hay decisiones sobre qué hacer con la Constituyente. Es por ello que García Linera salió a los medios para pedirles a los movimientos sociales que salven la Asamblea. “Hay que defender la Asamblea Constituyente, no la dejemos en manos de la minoría política secuestradora y es el pueblo el que tiene que defender con su movilización esta conquista democrática, que es la más importante de los últimos 50 años”, dijo.

Esto causó la ira entre los sindicatos. Jaime Barrón, presidente del Comité Interinstitucional de Sucre, aseguró que no son culpables de nada y que lo único que hacen es defender la legalidad y la democracia en la Constituyente. Los empresarios privados cruceños expresaron que ellos nunca se han inmiscuido en el cónclave, mientras que Gamal Serham, de Podemos, le dio la razón al vicepresidente y aseguró que sí se opondrá a una nueva Constitución comunista. También pidió a García Linera que deje de amenazar y que si tiene otras ideas con los movimientos sociales, que deje su cargo y que se verán en las calles. “Pero en primera línea y no escondido detrás de un escritorio”, añadió.

Sin definición en el horizonte, el MAS pide que se convoque a una sesión en Sucre para intentar seguir con la Constituyente, mientras varios movimientos sociales, a la cabeza de los cocaleros de Chapara y pobladores de El Alto, anuncian que marcharán sobre Sucre para defender la Constituyente.

Por su parte, un grupo de nueve fuerzas minoritarias de oposición anunciaron anoche que no se moverán de Sucre y que quieren que funcionen los mecanismos de consenso dentro de la Asamblea. Pero la directiva no aparece ni toma decisiones.
Related Posts with Thumbnails